Nosotros

Teníamos entre manos el algodón tangüis orgánico sembrado en el valle de Cañete al sur de Lima Perú. Y debíamos resolver cómo darle color. Las alternativas: los tintes reactivos, el segmento menos peligroso de los usados por la industria textil o los tintes naturales

El tangüis apreciada y tradicional variedad de algodón peruano, que tuvo su apogeo a mediados del siglo XX, cuando la cosecha y precio internacional del "oroblanco" marcaban la situación económica del Perú.

Al tocarlo se siente su suavidad, se percibe su espíritu ancestral. Al trabajarlo se verifica su natural afinidad con los tintes y su excelente resistencia. Y uno concluye que este producto de altísimo valor natural no puede ser procesado con productos químicos que contaminan y deterioran su fibra y también al medio ambiente. Por qué corromper al limpio algodón orgánico, cultivado sin pesticidas ni abonos químicos, con aminas cancerígenas, poniendo en riesgo a trabajadores del sector y consumidores. Por qué generar desechos que contaminan las fuentes de agua, si hay alternativas amigables con la gente y el medio ambiente.

Había que cambiar el enfoque, teníamos que preparar la fibra de algodón orgánico con métodos congruentes con la forma como había sido cultivado, era preciso continuar con la cadena orgánica.

Así surgió Ecotintes, cuya misión es precisamente darle una continuidad saludable y ambientalmente sostenible al algodón orgánico y por extensión a las demás fibras, mediante el uso de tintes naturales.

Hoy Ecotintes es una realidad, ha desarrollado una filosofía empresarial basada en la investigación e innovación permanente y tiene una clara visión del futuro donde los tintes naturales sean reconocidos como los más saludables, y por eso nuestro lema: colores naturales, colores del futuro .

Únase a nuestra aventura por los colores naturales usted también puede ser un socio de este proyecto.

Entrevista Peru21